La política como vocación

Me inicié en la actividad política en 1973. Ello formalmente, puesto que me crié en un hogar muy politizado y ya a los 6 años, tanto mi madre como mi padre, de distintas ideas, y una tía mía, con otras diferentes también, me llevaban a actos políticos de diversa índole. A partir de allí siempre conviví con la política y a los 15 años, no teniendo decidido todavía definitivamente que carrera universitaria seguiría, me di cuenta que nada me gustaba tanto como la política.
Por lo tanto no concibo mi vida sin hacer política. Es mi auténtica vocación, sin perjuicio de la otra, que comparto, que es el Derecho. Esto es uno de los motivos por el cual estoy en este espacio. El otro es el ideológico, ya que me inicié en el Socialismo Democrático, del que me alejé hacia la Unión Cívica Radical cuando me pareció que aquel se había quedado en el tiempo y que, de ser un partido progresista, se había convertido en reaccionario. Después del golpe de 2001 tuve el convencimiento de que el radicalismo había dejado de representar todos los principios e ideales que alguna vez blandió y por los que me acerqué al mismo.
Luego de un año de duelo ante semejante comprobación, me afilié a RECREAR exclusivamente por la figura de Ricardo López Murphy, ya que por ese entonces me sentía absolutamente identificada con su ideario. Creo en la lucha que se lleva a cabo sinceramente desde la política para mejorar al país y creo que la política es servicio a la gente y no beneficio personal. Como política de alguna trayectoria aspiro a ejercer cargos en los que no sólo pueda exhibir mi capacidad para la gestión y contribuir con mi país, sino, además, aportar mi esfuerzo para apoyar los principios y proyectos del partido.
Mi fortaleza es mi vasta experiencia política, desde la simple militancia que me acerca a la gente hasta el perfeccionamiento técnico y el ejercicio de cargos públicos, que me ha llevado a tener que exponer y hasta a debatir en los medios, a los que no soy ajena.
Mi fortaleza es también el desempeño en la función pública, como además que puedo exhibir y justificar plenamente los bienes que poseo (pocos por cierto), sin que pueda dudarse de mi honradez en el ejercicio de aquella.
Si bien me inicié en el campo de Educación, materia que no desconozco, en los últimos años me especialicé y dediqué exclusivamente a Seguridad y Justicia. Inclusive, de alguno
s medios me consultan o escribo, en mi condición de especialista en Seguridad, cuando se están discutiendo situaciones o medidas que puedan afectarla, sin perjuicio de incursionar constantemente, además, en las cuestiones de carácter político.